Un paraíso micológico a tu alcance

975 32 35 00
Un paraíso micológico a tu alcance

Uno de los grandes atractivos que atrae a muchos visitantes a los hostales rurales de Medinaceli durante los meses de otoño son las setas. Una época del año en la que la tierra de Soria, árida y fría como la calificó Machado, se puebla de níscalos, de boletus, de setas de cardo… Y nuestros alojamientos se llenan de viajeros dispuestos a llenar sus cestas con estos manjares tan sabrosos.

No es extraño por eso, ver cómo de los hostales rurales de Medinaceli salen cada mañana grupos de turistas cargando sus cestas de mimbre y con sus navajas en los bolsillos dispuestos a darse una buena caminata por el campo a la búsqueda de ricas setas con las que aderezar guisos y carnes.
No es raro observar que entre los pertrechos que llevan los viajeros se asoma por su bolsillo una guía de campo para identificar alguna especia sobre la que pudiera surgirles una duda. Otros, en cambio, ante la duda prefieren preguntar a los lugareños sobre las características concretas de una especie determinada.

Las setas forman parte de la cocina tradicional soriana dando lugar a platos tan deliciosos los espárragos rellenos de hongos y setas o las salsas de boletus con las que se acompañan tantas carnes. Y como pasar por alto esos guisos de caza aderezados con senderuelas o unas sencillas, pero muy sabrosas, setas de cardo  a la plancha sin más aderezo que una pizca de sal y un poquito de ajo y perejil molido.

Ven al Hostal Restaurante Esteras y disfruta de un divertido fin de semana recogiendo setas.